[Predica] ¿Cómo ver el fuego de Dios descender?

Texto: 1 Reyes 18:30 – 38.

Te gustaría conocer cómo podemos ver descender el fuego de Dios en nuestras vidas?.

Si tu respuesta es si te invito a que puedas seguir leyendo algunas de las cosas que Elías tuvo que hacer y tener para lógrarlo. A continuación las presentamos:

1. Arregló el altar

30 “Entonces dijo Elías a todo el pueblo: Acercaos a mí. Y todo el pueblo se le acercó; y él arregló el altar de Jehová que estaba arruinado”.

32 “…edificó con las piedras un altar en el nombre de Jehová; después hizo una zanja alrededor del altar, en que cupieran dos medidas de grano”.

1 Reyes 18:30, 32

Podemos observar que Elías hizo que el pueblo se acercara para observar lo que él iba a hacer en ese momento, luego ARREGLÓ el altar.

Algo interesante a destacar está en el versículo 32 que dice que lo edificó con piedras, ya que estas son una muestra de firmeza y estabilidad y que luego hizo una zanja alrededor, lo que nos muestra la confianza que Elías tenia de que Dios haría descender el fuego en aquel lugar.

Aplicando esto a nuestras vidas muchas veces queremos ver el fuego de Dios pero nuestro propio altar está destruido, nuestra vida no está en condiciones óptimas para recibir ese fuego de Dios, y de esta forma es imposible. Necesitamos que nuestra vida este en los cimientos correctos y comprometidos con el Señor, de lo contrario nada sucederá.

2. Preparó la leña y la carne

33 “Preparó luego la leña, y cortó el buey en pedazos, y lo puso sobre la leña”.

1 Reyes 18:33

Vemos que Elías se tomó el tiempo necesario y sin apuros para preparar la leña, la misma que sería el combustible con el que ardería el sacrificio, y aún tomo tiempo para preparar la carne y cortarla en pedazos. Y finalmente lo puso en el altar.

Creo esto es muy sencillo de entender, muchas veces queremos ver el fuego de Dios pero no queremos tomarnos el tiempo para preparar el combustible que va a mantener encendido el fuego, llámese  lectura, oración asistir a las reuniones, alabanza, etc… si en nuestro altar no hay combustible es imposible ver el fuego descender.

Después que tenemos el combustible y nuestra carne preparada, es tan fácil llevarlo sobre el altar y solamente dejar que Dios haga el resto, pero muchas veces queremos lo sencillo y saltearnos pasos es lo que nos hace no poder ver el fuego de Dios descender.

3. Confianza en que Dios lo hará

34 “Y dijo: Llenad cuatro cántaros de agua, y derramadla sobre el holocausto y sobre la leña. Y dijo: Hacedlo otra vez; y otra vez lo hicieron. Dijo aún: Hacedlo la tercera vez; y lo hicieron la tercera vez,

35 de manera que el agua corría alrededor del altar, y también se había llenado de agua la zanja.

Vemos en estos versículos la confianza que Elías tenía en Dios de que Él lo iba a hacer, era tanta esa confianza que tenía que pidió mojaran el holocausto y la leña 3 veces, hasta que corrió agua por el altar y hasta la zanja se llenó de agua.

Claramente podemos observar que este pedido era totalmente opuesto a la razón, pero por otro lado mostraría la inmensa grandeza de Dios cuando sucediera ese gran milagro y nadie dudaría ni por un momento en que Dios todo lo puede.

Elías confiaba plenamente en Dios, sin importar lo que el veía o la circunstancia le mostraba, conocía al Dios en el que creía, por eso quería que los demás también vieran sus maravillas.

4. Oró a Jehová

36 Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas.

37 Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos.

Algo muy interesante que podemos analizar aquí es que Elías oró al Señor únicamente después que preparo todas las cosas antes mencionadas.

Muchas veces nosotros queremos comenzar con la oración para pedir la presencia de Dios o para ver el fuego descender pero no hemos tomado el tiempo necesario para arreglar el altar o para preparar el combustible que mantendrá encendido el Fuego.

Y cuando pienso en esto ¿Dios habría descendido en un altar destruido? O ¿En un altar que no hubiera leña?

Es una respuesta que debemos analizar y tener presente que Dios es un Dios de orden y Elías lo sabía por eso no levantó su oración hasta no estar seguro que lo anterior estaba bien.

5. Vio Caer el Fuego de Dios

38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.

39 Viéndolo todo el pueblo, se postraron y dijeron: !!Jehová es el Dios, Jehová es el Dios!

Creo que no hay más nada que hacer después que hemos hecho todo esto solamente VER el fuego descender y asombrarnos del Gran Dios que tenemos.

Espero esta palabra pueda ser de bendición a sus vidas como lo fue para la mía.

Samuel Dos Santos

Actualmente tengo 29 años, disfruto compartir con otros el mensaje de la cruz. Actualmente me desempeño como diseñador gráfico y músico en mi iglesia local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *