[Entrevista] Daniel Madrazo – Superintendente de LADU

Fecha de nacimiento: 9 de agosto de 1965

Lugar de nacimiento: Ciudad de Mercedes, departamento de Soriano

Lugar actual en el que vive: Montevideo – Uruguay

Integrantes de la Familia: Mi esposa Gabriela, mis hijos: Fernando casado con Virginia, Valeria y Sofía

Estudios:

  • Primaria.
  • Ciclo Básico
  • Electricidad (Universidad del Trabajo del Uruguay)
  • Graduado del Centro de Estudios Bíblicos
  • Estudiante de ISUM

Labores seculares y ministerial

Seculares:

  • Empleado
  • Trabajador independiente (Electricidad)

Ministeriales:

  • Pastor fundador de la Iglesia Centro Cristiano del Prado, en la ciudad de Montevideo.
  • He contribuido  a la fundación de numerosas iglesias a través de su ministerio de evangelista, desarrollado durante muchos años en nuestro país.
  • Fui  Presidente de Jóvenes, Vicepresidente de Evangelismo,  Presidente del DEC, también presbítero de Montevideo durante once años.
  • Profesor del Centro de Estudios Bíblicos, del Instituto Bíblico Asambleas y del Seminario Intensivo de Preparación de Obreros.
  • Expositor y conferencista en eventos, campamentos  y congresos en Uruguay y en el exterior.
  • Publicaciones de  reflexiones en uno de los  periódicos de alcance masivo de nuestro país.
  • Desde el año 2015  Superintendente de las Asambleas de Dios en el Uruguay.

¿Qué recuerda de su infancia?

Mi infancia la viví de forma muy alegre, junto a mis padres y hermanos. Somos una familia numerosa, ya que éramos catorce hermanos. Recuerdo  que a pesar de las limitaciones económicas y en muchas otras áreas, en nuestro hogar no faltaba el amor. Somos una familia muy sacrificada, muy unida y siempre nos ayudábamos en todo.

¿Cómo conoció y conquistó  a su esposa? y ¿a qué edad se casó?

A Gabriela la conocí en el año 85, en la iglesia El Buen Samaritano, ella se había convertido junto a su familia, siendo una  adolescente. En aquel entonces  yo vivía en Buenos Aires.

A principios del año 86 me vine a Montevideo a ayudar al Pastor Roberto Mairena y desde ese entonces la fui conociendo más. Pero no fue hasta el año 95, al regresar  de Bella Unión, donde fui pastor durante tres años y luego tomé la obra en el anexo del Prado, cuando comencé a tener más interés en Gabriela.

En ese tiempo ella  ya  tenía  22 años. Una noche, ya  decidido, pues había tenido la confirmación de parte del Señor en mi corazón  de que sería  la persona que me acompañaría en este viaje maravilloso de la pareja y el matrimonio, le  hablé sobre lo que sentía. La noche del 5 de agosto nos ennoviamos y como estábamos seguros y nos conocíamos hace mucho tiempo, decidimos casarnos el 11 de enero del 96 por civil y por la iglesia el 13 del mismo mes. A nuestra boda   asistieron setecientas personas y fue una hermosa ceremonia. Gabriela tenía 23 años y yo tenía 30.

¿Podría resumir su testimonio personal?

Cuando nací mis padres ya se habían entregado al Señor y fui conociendo los  milagros que el Señor había hecho en la familia, incluso en mi propia vida, pues nací siendo un bebé prematuro, con riesgo de vida  y  Dios hizo el milagro de que siguiera viviendo.

A la edad de 9 años, un domingo en la iglesia,  luego del  mensaje, el Pastor hizo el llamado para aceptar al Señor y recuerdo que llorando pasé al altar para aceptarlo en mi corazón.

¿A qué edad sintió el llamado pastoral

A los 15 años tuve el llamado a servirle ministerialmente en un campamento de jóvenes, pero mi confirmación fue en Buenos Aires, cuando siendo aún menor de edad,  comencé a servir en el área de evangelismo .Mi llamado había sido  hacia ese ministerio. Realmente nunca quise ser pastor, pero  Dios fue encausando el ministerio al pastorado y en el año 93, me guió  a tomar  el pastorado en la ciudad de Bella Unión.

¿Imaginó alguna vez ser Presidente del LADU?

No que lo haya imaginado, si sé que el Señor fue guiando  y confirmando los pasos de servicio, a través de los años, en diferentes ministerios nacionales y cargos que fui ocupando. La Biblia nos dice que seamos fieles en lo poco y en lo mucho él nos pondrá. El Señor fue tratando con mi vida y en mi corazón se acrecentaba la seguridad de que en el tiempo de él, me pondría en ese lugar tan privilegiado y a su vez de tanta responsabilidad.

¿Cuál es su mayor objetivo como presidente?

Ver y vivir el mayor y más grande avivamiento de la historia de Uruguay que  nos lleve a ser parte del mayor crecimiento en todas las áreas, viviendo y siendo parte de una iglesia y cuerpo pastoral que avanza en unidad, logrando alcanzar la visión y objetivos trazados, reconociendo que toda la gloria le pertenece a aquel  que nos llamó y nos tuvo  por dignos de su llamado.

¿Qué es lo más difícil que le ha tocado hacer como Pastor?

Despedir a seres queridos cuando parten con el Señor y mantener las fuerzas para consolar a sus familiares.

¿Nos compartiría alguna anécdota?

Habíamos comprado un terreno con un rancho de madera muy deteriorado, donde luego construiríamos  el templo. Esta compra la hicimos de forma milagrosa.  Un día, una señora pasó con su hijo por la vereda, quien  le dice con entusiasmo: -mira mamá, una iglesia- Ella le respondió:`- ¡Qué va a ser  una iglesia, si es un lugar muy feo!-

 Como  estaba trabajando en el frente de la iglesia, escuché lo  que la mamá le dijo a su hijo. Ese día oré y le dije al Señor que hiciera milagros para que pronto pudiésemos construir el templo. Al  poco tiempo aquello se concretó y hoy podemos agradecer al Señor por  haber construido un templo hermoso,  acorde al barrio en el que está ubicado. Dios es fiel.

¿Cuál es su hobby?

Mirar fútbol, películas y en lo posible hacer ejercicios y deporte.

¿Qué es lo que más disfruta?

Poder estar y salir con la familia

¿Se identifica con algún personaje Bíblico? ¿Por qué?

En el Antiguo Testamento con Josué, ya que le tocó vivir una transición histórica con el pueblo de Dios, al introducirlo en una nueva etapa de grandes avances.

En el Nuevo Testamento me identifico  con Timoteo, en algunas áreas y experiencias de su vida.

Por ultimo nos gustaría pueda dejar un pequeño mensaje dirigido a el pueblo cristiano en general.

Estamos viviendo los últimos tiempos bíblicamente, los hechos cada vez se aceleran más.

Esto nos debe llevar a buscar más al Señor, afirmarnos en su Palabra, consagrarnos y crecer en fe más que nunca, sabiendo  que antes que venga el Señor vamos a vivir lo que  nos prometió.

1 Corintios 2:9 (NTV)

«Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado,

ninguna mente ha imaginado

lo que Dios tiene preparado

para quienes lo aman»[a].

Samuel Dos Santos

Actualmente tengo 29 años, disfruto compartir con otros el mensaje de la cruz. Actualmente me desempeño como diseñador gráfico y músico en mi iglesia local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *