El fracaso, ¿calamidad o trampolín? 8/16

Compartelo en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Share on Whatsapp
Whatsapp
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

TEXTO:

“…Pero una cosa hago:

 Olvidando ciertamente lo que queda atrás, 

Y extendiéndome a lo que está delante,

Prosigo a la meta,

Al premio del supremo llamamiento de Dios  en Cristo Jesús»

Filipenses 3: 12-13.

LOS FANTASMAS DE NUESTRO PASADO

Cuando hablamos de fracasos, no solo señalamos las perdidas en proyecto y emprendimientos de rubros de cualquier tipo; sino que también nos referimos al divorcio como el fracaso de un matrimonio, que dejó un saldo de cosas no resueltas, de injusticias marcadas, muchas heridas sin sanar, y mucho dolor traumático; hablamos de hijos, que nunca pudieron ni pueden dejar satisfechos los estándares

que sus padres les imponen como obligación y orgullo; del trauma de los hijos preferidos en perjuicio de los otros; nos referimos a ideales incumplidos y truncados, por las tentaciones y debilidad personales; hablamos de la DERROTA con mayúscula, al ser golpeado por reveses continuas que a la larga agotan el deseo de continuar y seguir a pesar de todo. Señalamos la secuela del DESÁNIMO no sólo por no poder alcanzar el éxito deseado sino también por la crítica acerba e injustificada; también reseñamos la dureza de la vida misma cuando parece que todo conspira contra nosotros; y de la gente injusta, que se levanta como jueces implacables para condenar la paja de nuestro fracaso, a fin de ocultar la viga de los propios y que esconden acusando a otros etc, etc.

El fracaso nos deja, no en todas las personas, pero si en una amplia mayoría, una estela de amargura que se arrastra en vida, alimentada por dos fantasmas poderosos: LA CULPA y LA DERROTA.

No soy profesional de la Salud Mental, ni estoy acreditado para hablar sobre ello, sin embargo, COMO VÍCTIMA DEL PASADO, he transitado mucho tiempo de mi vida en las aguas del mar Muerto. Por poner un ejemplo: LA CULPA PRECURSORA DE LA DERROTA me tuvo en sus garras mucho tiempo al igual que a muchos muchísimos uruguayos.

LA CULPA, es uno de los sentimientos más mortales del ser humano, pues es una de las herramientas predilectas del diablo, pues en ella LOGRA confinar a la soledad y oscuridad de la Cueva y simultáneamente nos hace hacer una careta para esconder la negrura que llevamos por dentro; impide que sigamos intentando, nos ciega para que no veamos que una batalla perdida, no es el fin de la guerra. Logra paralizar los esfuerzos estancarnos y remacharnos al piso.

Quizás no haya nada más triste que el ser humano, que llegar a viejo arrastrando un pasado cargado de culpas y derrotas, me ha tocado ver adultos mayores en ese estado, con la voluntad quebrada mirando con ojos sin vida, carentes de llama, es un cuadro triste.

Nunca Jamás fue LA INTENCIÓN de Dios de tenernos prisioneros de la culpa y derrota, ni jamás la fomenta en una persona, lo hace el diablo y nuestros propios pecados.

Dios cuando habla a cualquier persona, le señala dónde está EL PROBLEMA, le fomenta convicción para el CAMBIO, y le brinda SOLUCIÓN para lograrlo. Ese es el mensaje del Evangelio: “hay solución en Cristo”.

¿CÓMO DESHACERNOS DE LA CULPA Y LA DERROTA?:

San Pablo así lo vislumbró en el texto citado, digo algunas sugerencias y la fórmula para DESHACERNOS de estos dos fantasmas que nos persiguen desde nuestro pasado

📌 1- OLVIDANDO LO QUE QUEDA ATRÁS; quizás necesitemos un poco de ayuda, abrirlos con otra persona, nunca resulta fácil, PERO CUANTO BIEN NOS HACE. es preciso decidir dejar atrás el pasado traumático, por eso es mucho mejor estar acompañado por un consejero espiritual que luchar Sólo.

📌 2- EXTENDERSE A LO QUE ESTÁ DELANTE; el Horizonte lo vemos en nuestras narices, no vemos Más allá de ella, pero un consejero puede ayudarnos a entender nuestro horizonte, para que lo veamos con nuestros propios ojos; hacer un nuevo intento, con más sabiduría y con un ánimo fortalecido para seguir luchando; pues una vida derrotada deja de luchar.

📌 3- PROSIGO A LA META; es probable, que la meta inmediata sea deshacerte de los fantasmas, y fijarte una a corto, mediano y largo plazo. Nuevamente un consejero te puede ayudar a establecer una meta hasta que sanes y lo puedas hacer solo o sola.

📌 4- AL PREMIO DEL SUPREMO LLAMAMIENTO DE DIOS; Y qué mejor premio que vencer los fantasmas librarse de ellos, y proyectar nuestras vidas a cosas útiles y provechosas.

Contrariamente a lo que mucha gente piensa el evangelio es la SOLUCIÓN DE DIOS EN CRISTO PARA TODO AQUEL QUE CREE; nos desafía a abrazarlo y experimentar el poder de Dios en nuestras realidades.

Mi amigo/a Dios no quiere dejarte tirado, pero Él Espera que tú vengas a Él.

Jesús aseguró: “El que a mí viene yo no le echó fuera”.

Juan 6:3

Una frase que tome del Face: “No puedo volver atrás y hacer un nuevo comienzo; pero puedo empezar desde ahora y hacer un nuevo final” y él Zoilo le agrega una parte: “puedo hacer un nuevo final con Cristo”.

Luis Curbelo

Compartelo en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Share on Whatsapp
Whatsapp
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

Escriba su comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *