El fracaso ¿calamidad o trampolín? (15/16)

Compartelo en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Share on Whatsapp
Whatsapp
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

EL FRACASO COMO MAESTRO

“Podemos aprender una cosa más acerca del fracaso, y es la lección más valiosa de todas: NOS PUEDE HACER MAS FUERTES” (H.U.)

LA MADUREZ Y EL EQUILIBRIO EMOCIONAL.

“La prudencia del hombre consiste, en refrenar el enojo;

y su honra, en pasar por alto la ofensa”.

“Mejor es el que tarda en airarse, que el fuerte.

Y mucho mejor, el que tiene dominio de su espíritu que aquel que conquista una ciudad”. Salomón

Soy más que consciente, que el tema de la madurez y equilibrio emocional, son temas para ser tratados por un profesional de la salud mental; sin embargo, refrenar el enojo, tardar en airarse; pasar por alto la ofensa y tener dominio propio; son temas que la Biblia reclama a todos y cada uno de los creyentes.

La Biblia no da un curso de psicoanálisis; sin embargo da pautas de como examinarse a sí mismo, rendir cuentas, considerar el consenso final para ver si hemos cosechado resultados o consecuencias. La Biblia jamás nos incita a la culpa, sino que nos da convicción de donde está el problema, para que busquemos la solución; así como ningún necesitado que se cruzó por el camino de Jesucristo, quedo igual, sino que satisfizo su necesidad puntual; así el mensaje de la Biblia apunta a no dejarnos igual, sino restaurados y sanos emocionalmente.

De modo que, aunque no seamos expertos ni tengamos las calificaciones de un profesional, sin embargo; por la Biblia y la guía del Espíritu Santo, no solo sanamos, sino que podemos ayudar a otros que están en la misma o peor situación.

En la suma de las 14 ediciones anteriores, hemos citado cosas que fuimos superando; quemamos etapas que fueron dándonos poco a poco el equilibrio y la madurez emocional, haciéndonos mejor persona de lo que éramos antes.

Al quitarnos el lastre y contrapeso que alimentaba el desánimo, el bajar los brazos, el auto compadecernos y el estancamiento, fuimos avanzando en el proceso, hasta que en algún momento, fracasar dejo de ser un problema, sino un nuevo desafío para superar.

LA MADUREZ, NO VIENE SOLA; no nacemos con ella; se forma en el proceso de CRECER Y AVANZAR.

EL EQUILIBRIO EMOCIONAL, lo vamos adquiriendo en avanzar a pesar de los muchos obstáculos entre los que se cuentan los fracasos y reveses.

Y LOS LINEAMIENTOS BIBLICOS, dan testimonio de que después de ser fortalecidos en estas áreas tan significativas de nuestra existencia y periplo; RECIEN DESDE AHI, COMENZAMOS A SER PRODUCTIVOS.

Así que, al cerrar este capítulo, debo reconocer que me falta mucho camino para recorrer de este proceso; pero habiéndolo iniciado ya, doy mi tributo de GRATITUD al ALTÍSIMO por todos y cada uno de los sinsabores de la vida, por cada fracaso; por las pérdidas, por los sueños rotos y por los nuevos mejor orientados; por la fuerza para seguir intentando y por los logros alcanzados, fruto de esa perseverancia aprendida.

GRATITUD AL QUE NOS AMO, (yo estoy incluido aunque alguno no lo crea y me descalifique rememorando mi abultado curriculum vitae)

Y NOS LAVO DE NUESTROS PECADOS CON SU SANGRE; 

Y NOS HIZO, REYES Y SACERDOTES PARA DIOS SU PADRE. 

A EL, SEA GLORIA E IMPERIO POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, SI, AMEN.

¿Y USTED, MI AMIGO?

Luis Curbelo

Compartelo en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Share on Whatsapp
Whatsapp
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

Escriba su comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *