El fracaso ¿Calamidad o trampolín? (14/16)

Compartelo en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

EL FRACASO COMO MAESTRO. 

«EL FRACASO NOS ENSEÑA QUE PODEMOS SOBREVIVIR A LA DERROTA. 

No hay ninguna vergüenza en caerse, sino en tener temor de: levantarse para seguir intentando otra vez» (H.U.) 

El autor de esta frase, expresa tres cosas fundamentales:  

1) podemos sobrevivir a la derrota 

2) no avergonzarnos porque todo se viene abajo 

3) no tener temor ni vergüenza de seguir intentando. 

Por eso me gusta tanto el libro de este hermano Hal Urban, 20 COSAS QUE DESEO MIS HIJOS SEPAN; ha sido el ÚNICO aliciente que he recibido en mis frecuentes fracasos. 

Lo usual ha sido, que te curtan a palo con recriminaciones, reproches e ignorándote por completo. Esa ha sido la historia de buena parte de mi vida; y cuando comencé a dar los pasos para restaurar esta parte, descubrí que no fui, ni soy, el ÚNICO que sufre. 

Por eso insisto en escribir y hablar sobre este tema. 

¿PODEMOS SOBREVIVIR LA DERROTA, LA VERGÜENZA Y EL TEMOR? 

SI, PODEMOS, me consta. 

«Tu, enemiga mía, no te alegres de mí, porque, aunque caíME LEVANTARE; y aunque moré en tinieblas, el Señor será mi luz» Miqueas 7:8 

Esta Palabra de Miqueas, fue desde mi juventud, mi sostén secreto; secreto porque expresa lo contrario al consenso general de recriminación; luego, al asimilar al autor mencionado, logre expresarme públicamente, venciendo el temor al «QUE DIRAN»; y al seguir intentando, pude SOBRELLEVAR las miradas incrédulas de múltiples espectadores, (algunos de los cuales esperaban que nunca me levantara), dejando que Dios se encargara de los resultados finales. 

Si, seamos realistas, no es fácil sobreponerse a la derrota, la vergüenza y el temor; pero he aprendido, que todo depende de A QUIEN MIRAMOS Y ESPERAMOS APROBACION. 

¿A QUIEN MIRA Y ESPERA APROBACION USTED? 

 Salomón dice en el Salmos 121:
«ALZARE MIS OJOS A LOS MONTES, (personas de quienes espero ayuda y aprobación), 

¿DE DONDE VENDRA MI SOCORRO? (¿si, de donde y de quién?) 

MI SOCORRO VIENE DEL SEÑOR (el Padre de misericordias y Dios de toda consolación), 

QUE HIZO LOS CIELOS Y LA TIERRA (sus credenciales, que lo acreditan para ser MI AYUDADOR, por tanto: Digamos confiadamente: el Señor es mi ayudador, no temeré lo que me pueda hacer el hombre). 

 
SI FRACASASTE, no te desanimes; a todos nos pasa, algunos lo encaran; una mayoría lo oculta, y no solo eso, para excusarse a sí mismo, acusan a otros, desviando así la atención de sí mismos para atraerla en alguna otra víctima de los fracasos. 

 
«MUCHOS ACUSAN A LOS DEMÁS PARA EXCUSARSE A SI MISMOS», es la primera frase que compuso el zoilo hace 35 años, al ver a algunos fracasados ponderando los fracasos ajenos para ocultar los propios. 
 

EL ASUNTO ES, A QUIEN DIRIGIMOS LA MIRADA EN BUSCA DE APOYO. 

 
¿ADONDE LA DIRIGE USTED? 

Luis Curbelo 

Compartelo en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Print this page
Print

Escriba su comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *